Artículos

22/04/2014 - 23:09:57 | NOVEDADES, LAMPARAS |

Consejos básicos para iluminar el exterior de nuestra vivienda

Llega el verano y nos proponemos disfrutar más del exterior de nuestra vivienda. Para ello es fundamental una buena iluminación, y no sólo por confort y estética. Un exterior iluminado disuade a los posibles intrusos y facilita el tránsito y el trabajo en caminos, terrazas y porches.

En función del tipo de lámpara elegida, se puede conseguir una luz ambiental o resaltar la fachada o algún elemento ornamental. Como recuerda Consumer, otro aspecto destacado es que todos los elementos utilizados para el alumbrado exterior deben estar diseñados para soportar las condiciones climáticas adversas. La buena iluminación es fundamental y no sólo por confort y estética

Para ello la lámpara debe llevar indicadas las siglas IP (Índice de Protección) seguidas de dos dígitos (grado de protección). El primer número se refiere a la resistencia de la lámpara al polvo, que en este caso debe ser como mínimo un 4 (la escala es de 6). El segundo hace referencia a la resistencia al agua, cuya escala llega hasta 7, por lo que el número indicado en el foco debe ser superior a 4, una cifra que marca que la luminaria puede soportar fuertes chorros de agua.

Para proteger las lámparas, en la mayoría de los casos se coloca una goma aislante entre el portalámparas y el globo. También hay focos con orificios diseñados para que, ante la posibilidad de que se cuele agua, pueda salir sin entrar en contacto con los elementos eléctricos.

Tipos de lámpara modos de iluminar

Farolas: se utilizan para obtener una luz ambiental. Su alumbrado descendente proporciona una luz cenital que evita las sombras. Focos halógenos: su potente haz de luz es el más indicado para resaltar elementos ornamentales de la fachada.

Luces con detector de presencia: en las zonas de paso poco frecuente son muy útiles. Se encienden o apagan de forma automática ante la presencia o ausencia de las personas.

Células fotoeléctricas: detectan la luminosidad que hay donde están colocadas y en función de ello se encienden o se apagan.

Cuidado con los cables Todas las lámparas deben estar colocadas a una altura superior a una persona, de lo contrario, podrían deslumbrar. Para iluminar una gran superficie y obtener un efecto disuasorio, se deben situar en zonas elevadas, fuera del alcance de la mano. Cuando se instala cualquier elemento lumínico en el exterior de una vivienda, siempre que se pueda, se debe evitar pasar los cables por el exterior de la fachada. Si no hay otra opción, se debe proteger el cableado en el interior de una funda aislante rígida, que se fijará con unas abrazaderas especiales. Estos cables deben ser del tipo U 1000 R 02 V.

 

fuente: : http://www.20minutos.es